cofrade
banner titulo
cofrade

boton parroquiaboton sede canonicaboton pasos e imagenesboton junta de gobiernoboton fundadorboton historiaboton linksboton tambores

boton actos culturalesboton actividadesboton procesionesboton habitoboton las palabrasboton premio siete palabrasboton premiosboton obra social

 

HISTORIA

estandarte
La integración de los tambores penitenciales turolenses en las procesiones de la Semana Santa zaragozana, donde tanto auge han tenido al estar adoptados por casi todas las cofradías, sumando en la actualidad más de 3.000 tambores, se debe a la cofradía de los tambores, «Las Siete Palabras y de San Juan Evangelista» pues fue la primera que, en su procesión particular de 12 a 3 del mediodía de Viernes Santo (y en la del Santo Entierro al atardecer de esa fecha) en 1.940, sacó e hizo oír los 12 primeros tambores con que convocó al pueblo de Zaragoza a oír la predicación de las últimas frases que Jesús pronunció en la Cruz, dichas y comentadas ahora por sacerdotes que desde los balcones de la ciudad dirigen una oración sagrada breve pero emotiva al público situado alrededor y llega a los oyentes de la radio que difunde esas palabras a las mismas horas en que el Señor las dijo, principal objetivo fundacional de esta cofradía.
“Expresión del tremendo dolor y sacrificio expiatorio por la ausencia de Jesús desaparecido de la Tierra por nuestra culpa, lo mismo que el true­no retumbante sigue al resplandor del relámpago que al extinguirse deja sin luz la no­che de tormenta, como quedó el Mundo a oscuras cuando murió su Redentor.”
Y fue precisamente su fundador, Mosén Francisco Izquierdo Molins, oriundo del Bajo Aragón, quien puso grandísimo interés en que este instrumento de su tierra, con tanta resonancia espiritual junto con la material percibida por el oído físicamente, se incorporase como elemento fundamental y masivo a nuestras filas de Hermanos, cosa que en Zaragoza, a excepción de algún redoblante aislado en algún cortejo, no existía y menos como grupo. Así la Sección inicial de Tambores (con una docena de ellos el primer año, el siguiente ya fueron 20, llegando a 32 más 2 primeros timbales, en 1.945) al desfilar ruidosamente por las calles céntricas de la ciudad, en horas de tanta afluencia de público y en día festivo, pronto se hizo popular y conocida vulgarmente con el sobrenombre de «La Cofradía de los Tambores», como se le fue llamando bastantes años después, a pesar de que casi todas las cofradías creadas con posterioridad fueran incorporando tambores a sus filas de forma similar.
Aunque la nuestra es la primera que los tocó y tiene hoy en mayor número: casi 500 instrumentos integraron sus dos desfiles procesionales de 1.988, cantidad equivalente a la quinta parte de la totalidad que forman en la procesión general de Viernes Santo calculada en unos 2.600; cifra suficiente para poder hacer realidad el proyecto de 1.974 de tener una Tamborrada final por todos unidos en la plaza del Pilar al terminar la procesión del Santo Entierro, como triste colofón simbólico de la soledad del Mundo, ya desde entonces huérfano de Cristo, lo mismo que la «Rompehora» (o «Rompida» a la media noche de Jueves Santo del Bajo Aragón) es el inicio, también lúgubre, de los aciagos acontecimientos que se van a conmemorar al finalizarse la Semana Santa aragonesa en el Alto Teruel.

FOTOS CON HISTORIA

primer corneta de la Cofradia
procesión de los primeros años
Bombos y timbales en la plaza del Pilar años 50
Mosen Francisco con las autoridades
primer guión y cofradia años 50

La Cofradía de Las Siete Palabras y de San Juan Evangelista, surgió del seno de la Juventud de Acción Católica de Zaragoza donde un grupo de ocho afiliados, con gran entusiasmo y siguiendo las consignas de Mosén Francisco Izquierdo Molins, se reunieron por primera vez el día 29 de Enero de 1.940, como diremos a continuación, con el fin de formarla para predicar procesionalmente las frases finales pronunciadas por Jesús desde la última cátedra sagrada de sus hermosas lecciones de Amor y santa doctrina de fraternidad, y como acto integrante de la Semana Santa zaragozana ya que habría de celebrarse al mediodía del Viernes en las horas precisas de tan magno acontecimiento, para mejor conocimiento del mismo y mayor difusión de la palabra divina, deseando hacerlo ya aquel mismo año, como así fue.
Hacia ya mucho tiempo que en el seno de la Juventud Católica se acariciaba la idea de patrocinar la creación de una Cofradía que, compuesta en su mayoría de personas amparadas en tan cristiana asociación, acompañara en fecha tan solemne como la representativa del día en que Cristo Nuestro Señor murió por nosotros y fuera parte integrante de la procesión del Santo Entierro, que en esta Ciudad se efectúa en recuerdo de aquel día tan memorable.
A este efecto se hicieron y cambiaron impresiones, mediante pequeños grupos de Juventud Católica, al objeto de concretar el bosquejo de tal asociación. Fueron ímprobos los trabajos dedicados a este fin y diversos los pareceres expuestos, todos con el mayor entusiasmo, de llegar a concretar esta idea en un hecho que, cristalizando tal aspiración, reuniera las mayores garantías de fe.
Largo tiempo ocupó todo esto y ya con una cierta convicción de éxito se celebró la primera reunión semioficial de la que es expresión la siguiente acta de la misma:
En la Ciudad de Zaragoza, en fecha tan solemne como la del 29 de Enero, fiesta de nuestro Santo Patrón San Valero, en el año 1.940, a las 16 horas, se celebro la primera reunión oficial, preliminar, para llevar a la práctica la idea de fundación de una cofradía, acto que comenzó con un Ave Maria rezada por el Sr. Capellán, Mosén Francisco Izquierdo, siendo los asistentes a la misma, Mosén Francisco Izquierdo, D. Jorge Emilio Lasala, D. Joaquín Sola, D. Mariano Biu, D. Eduardo Pérez, D. Félix Burriel, D. Miguel Crespo, D. Joaquín López y D. Ignacio Rivera.
Es en primer lugar Mosén Francisco Izquierdo quien hace uso de la palabra para designar como Presidente de los reunidos, para llevar la dirección de exposición y discusión de los asuntos que se planteen, puesto que no hay orden del día previsto, a D. Jorge Emilio Lasala, lo que es favorablemente acogido por todos los presentes.
A continuación es el Sr. Lasala, quien se dirige a los reunidos para aceptar el honor, que según dicen se le dispensa, usando frases de entusiasmo para la idea y fin que se persigue en este acto.
Después de sucinta exposición de diversos cambios de impresiones habidos con anterioridad para plasmar en realidad el deseo de todos los reunidos, hace la proposición de fundar, bajo los auspicios de la Juventud Católica, una cofradía que se denominará: «Cofradía de las Siete Palabras y de San Juan».
Merece la conformidad de todos los reunidos tal denominación y amparados sobre tan santos y aleccionadores principios como son las Siete Palabras que Nuestro Señor Jesucristo pronunció en sus postreros momentos de vida mortal y ejemplo para el mundo y en la advocación de San Juan, su ejemplar discípulo, queda desde este momento, de hecho, fundada la Cofradía, pasando a continuación a formar la Junta Organizadora de la misma, que llevará a la práctica la realización y organización de la nueva Asociación.
En la mayor armonía y por unanimidad se hacen las designaciones que recaen como a continuación se cita:

Presidente D. Jorge Emilio Lasala
Vice-Presidente D. Mariano Marín
Secretario D. Ignacio Rivera
Tesorero D. Eduardo Pérez
Contador D. Florencio López
Vocales:
D. Joaquín Sola
D. Mariano Biu
 D. Miguel Crespo
Asesor Artístico: D. Félix Burriel

Acto seguido se hace mención a la necesidad de la confección de Reglamento por el que se ha de regir la Cofradía, quedando encargados de su estudio y presentación para su discusión o aprobación, Mosén Francisco Izquierdo y don Joaquín Sola, con quienes ya de antemano se sostiene conversación sobre bases y diferentes puntos esenciales del mismo, quedando todos convencidos de que con la diligencia y excelente criterio de estos señores se nos presentará una proposición que será verdadero modelo de acierto. La finalidad de la Cofradía estará con claridad definida en él.
Alegoría o Grupo escultórico que ha de formar el Paso. Es ahora nuestro insigne asesor artístico D. Félix Burriel quien nos deleita con su charla sabrosa y aleccionadora sobre este punto, dándonos claros consejos pletóricos de acierto, que aunque no era preciso por conocer de sobra su buena disposición hacia nosotros, nos demuestra su entusiasmo y buen deseo por nuestra fundación. Visitadas que han sido previamente por él las imágenes que han de formar nuestro Paso, que pertenecen a la iglesia de Nuestra Señora del Portillo, da normas y orientaciones para su adaptación al mismo y con las acertadas ilustraciones que nos hace sobre el pie o carro, plataforma, iluminación y decoración, quedan designados D. Mariano Biu y D. Manuel Crespo para que se ocupen de este extremo, no sin antes haber tomado en consideración el ofrecimiento efectuado por el Sr. Crespo para poder utilizar una peana de otra Congregación de la que él forma parte.
Uniforme de los Hermanos. Tras examen de diversos modelos, se acuerda en principio, que éste conste de túnica de lana blanca, con gorro de forma cónica verde, al que irá adosada tira de tela que formará antifaz, con dos agujeros para facilitar visualidad, zapato y guante negro. Esto en lo que se refiere a los hermanos de vela; los hermanos de tambor usarán el mismo uniforme pero en algodón y sufrirá también variación el gorro que para éstos será del mismo color pero en forma ajustada a la cabeza y cubriendo a ésta, hasta llegar a colgar por la espalda a la altura de la cintura y pendiendo igualmente por la cara en forma de antifaz cual se ha citado, llevando además ceñidor. Todos llevarán la insignia de la J.C. en el centro del pecho sobre la cubierta de antifaz.
Para la adquisición de géneros y confección de uniformes han sido designados los Sres. Lasala y Rivera, quienes vienen obligados a tener dispuestos para la fecha precisa 25 trajes de lana y 20 de algodón, velando por los intereses a ellos encomendados de que el coste de éstos sea lo más reducido posible sin merma de que la presentación sea de la mayor magnificencia posible.
Es el Sr. Biu el encargado de la adquisición de tambores, quien ofrece facilidades a este extremo que son tomadas en consideración.
Los Sres. Pérez y López se encargan de traer modelos de impresos con dibujos etc. El Sr. Sola, datos sobre cetros para según su información decidir la construcción de los precisos.
Acto primordial es el de visitar a la Real y Santa Hermandad de la Sangre de Cristo por ser ella quien en principio debe autorizar las gestiones de vida de la Co­fradía, quedando encargados de ello Mosén Francisco Izquierdo, D. Joaquín Sola y D. Emilio Lasala.
Tras el bosquejo de diversas ideas que en su día tendrán reflejo al tomarlas en consideración, se da por terminada esta reunión, a las diecinueve horas, rezando todos un Padre Nuestro a San Juan para que nos guíe y dé acierto en la tarea comenzada. El Secretario, firmado I. Rivera. Visto Bueno: El Presidente, firmado J. Emilio Lasala. Rubricado.

JUNTA DE GOBIERNO

ACTA de la reunión celebrada el 13 de febrero de 1.940, en Zurita núm. 13, a las 7,30 de la tarde, bajo la Presidencia honoraria de D. Carmelo Coromina y efectiva de D. Emilio Lasala y con la asistencia de los señores expresados al margen.
(Margen que se cita: D. Carmelo Coromina, D. Jorge Emilio Lasala, D. Ma­riano Biu, D. Joaquín Sola, D. Eduardo Pérez, D. Aurelio Royo, D. José María Ria­zuelo; excusaron D. Miguel Crespo y D. Ignacio Rivera).
Tras las preces de Reglamento el Sr. Lasala dio cuenta de la denegación hecha por la Cofradía de la Sangre de Cristo de inscripción y autorización a la Cofradía de las Siete Palabras y de San Juan como filial de la misma y a salir en la procesión de Viernes Santo con paso propio como lo tenía solicitado; solamente autoriza en el caso de salir con uno de los pasos de la Hermandad.
Puesto el asunto en debate, tras diversas advertencias y aclaraciones se acuerda aceptar de la Hermandad de la Sangre de Cristo, el salir en la procesión con el paso de Longinos y los ladrones, pero solicitando autorización para reformar algún extremo si ello es posible ya que se entiende que algunas de las figuras que comprende el paso de referencia, no son las más apropiadas para el significado de nuestra Cofradía en la predicación de las Siete Palabras.
Se acuerda citar a Junta General de constitución oficial de la Cofradía para el día 15 del actual en Zurita núm. 13 a las 8 de la noche, con arreglo al siguiente orden del día:
1.-Dar cuenta de la constitución de la Cofradía.
2.-Lectura del Reglamento.
3.-Nombramiento de Junta.
4.-Paso, hábitos y tambores.
5.-Ruegos y preguntas.
No habiendo más asuntos que tratar se levanta la sesión dándola como finalizada tras las oraciones de final de acto. El Secretario accidental: ilegible. Visto Bueno, El Presidente: J. Emilio Lasala. Rubricado.
En la Ciudad de Zaragoza, a 15 de febrero de 1.940, siendo las 20 horas se dio comienzo a la presente reunión que se considera como la primera Junta General para la constitución de la Cofradía de las Siete Palabras y de San Juan en Zaragoza, acto que se celebra en los locales de la U.D. de Zaragoza, sitos en Zurita núm. 13, con asistencia de los señores que se detallan y de acuerdo con el orden del día aprobado para la misma.(Asistencia: D. Carmelo Coromina, D. Jorge Emilio Lasala, D. Mariano Marín, D. Ignacio Rivera, D. Aurelio Royo, D. Joaquín Sola, D. Maria­no Biu, D. José María Piazuelo, D. Luis Serrano, D. José María Gimeno, D. Andrés Izuzquiza, D. Antonio Gracia, D. Higinio Gracia, D. Ángel Guiu, D. Justo Sesé, D. Fernando Guallar, D. Francisco Romero, D. Miguel Monserrat, D. Álvaro Martínez, D. Jorge Asensio, D. Leopoldo Roda, D. Eduardo Pérez Castro, D. Antonio Pérez Castro, D. José María Monclús, D. Mariano Navarro, D. José María Four, D. Joaquín Buata, D. José García, D. Vicente Guallar, D. Fermín Pérez, D. Francisco Gorrindo, D. Santos García y D. Miguel Crespo).
En primer lugar, tras el rezo de las preces de precepto, toma la palabra Don Mariano Biu quien con frases elocuentes hace una exposición de los hechos hasta la fecha, los que han traído como consecuencia la reunión actual para la constitución de esta Cofradía, que como muy acertadamente señala nace en la Juventud Católica pero tomando de ésta tan solo el sentido y guía y la confianza de vivir al calor de la misma.
Toma la palabra después D. Jorge Emilio Lasala para recordar las gestiones que a este fin se están efectuando desde hace tiempo y que ya hoy con la ayuda de Dios, va a tener una feliz realización. Explica y razona con gran acierto el por qué de la denominación de Las Siete Palabras y señala igualmente que pensando en que San Juan es patrón de la Juventud, bien se debe darle culto y alabanza en este sentido y al efecto hace la pregunta a los reunidos de si por este acto se considera constituida la Cofradía de las Siete Palabras y de San Juan; siendo unánime la afirmación de los reunidos y considerando desde este momento constituida la Cofradía.
Se pasa a dar lectura del Reglamento, que ya tenía confeccionado la que hasta el día ha actuado como Junta Organizadora, que merece la aprobación total de los reunidos tras pequeñas objeciones y aclaraciones al mismo.
Se trata el tercer punto del orden del día y por completa unanimidad se acuerda nombrar primer Hermano Mayor de la Cofradía a D. Jorge Emilio Lasala Liñán señalando después para ejercer los restantes cargos de la Junta a Mariano Biu Aina, Joaquín Sola Español, Eduardo Pérez Castro, Miguel Crespo Cosme, José María Riazuelo Gambón, Aurelio Royo Villareal e Ignacio Rivera Asensio, quienes a propuesta del Hermano Mayor se adjudicarán los cargos que se les señale.
Nuestro ya Hermano Mayor hace referencia de la idea y trabajos realizados en lo que respecta a Paso, hábitos y tambores, cuyas frases no se reflejan exactamente en este Acta, ya que todas ellas son gestiones y deseos de aún no cierta realización y en consecuencia se acuerda facultar a la Junta de Gobierno para que estos extremos los concrete y resuma en forma que estime más acertada para el mejor desenvolvimiento y acierto de la Cofradía naciente.
No merecen especial mención las ligeras observaciones que en el periodo de ruegos y preguntas se hacen y con esto se da por terminada esta reunión de Junta General con el rezo a San Juan Evangelista, a las 9,30 de la noche. El Secretario: firmado I. Rivera Visto Bueno, El Hermano Mayor, firmado: J. Emilio Lasala, rubricado.
ACTA de la reunión celebrada el día 20 de febrero de 1.940. Se efectúa la distribución de cargos a propuesta del Hermano Mayor y con el beneplácito del Rvdo. Capellán, quedando la Junta de Gobierno formada de la si­guiente forma:
Hermano Teniente del Hno. Mayor D. Mariano Biu
Hermano Secretario D. Ignacio Rivera
Hermano Tesorero D. Eduardo Pérez Castro
Hermano Contador D. Jose María Riazuelo
Hermano Cetro D. Joaquín Sola
Hermano Cabecero D. Miguel Crespo
Encontrándose todos los hermanos presentes, el Hermano Mayor da posesión de los cargos que todos aceptan con la promesa de colaboración sincera y el mejor ánimo para mayor gloria de Dios y prosperidad de la Cofradía.
En ACTA de la reunión celebrada el día 25 de febrero de 1.940 se da cuen­ta de la visita girada al Excelentísimo y Reverendísimo Señor Arzobispo de Zaragoza, expresando la excelente acogida dispensada por éste a la Cofradía y de los áni­mos que dio para llevar a cabo la labor prometida. Al mismo tiempo se le entregó el Reglamento de la misma para su superior aprobación.
Se comunica también la conformidad dada al nombramiento de Capellán de la Cofradía a Mosén Francisco Izquierdo Molíns y de la lista de los 30 primeros hermanos, que en aquella fecha formaban parte de la misma, y que por su valor anecdótico se transcribe a continuación: Jorge Emilio Lasala Liñán, Mariano Biu Ama, Joaquín Sola Español, Eduardo Pérez Castro, Ignacio Rivera Asensio, José M. Riazuelo Gambón, Aurelio Royo Villareal, Miguel Crespo Cosme, Mariano Marín Serrano, Carmelo Coromina Urbez, Francisco Romero Aguirre, Fernando Hué Herrero, Fernando Guallar Andrés, Antonio Pérez Castro, Manuel Campos Lafuente, Luis Serrano Galindo, Federico Vicente Comenge, José M. Monclús Alemany, Jesús Pérez de Mezquia, Fermín Pérez de Mezquia, Leopoldo Roda Vidal, Francisco Molero Meregil, Santos García Vicente, José García Vicente, Cipriano Díez del Castillo, José M. Gimeno Martínez, Mariano Navarro Aranda, Luis Saizueta Allué, Ángel Guiu Pelegrín y Juan Torre Hernández.
En la reunión celebrada el 3 de marzo, se trató del primer itinerario a seguir en nuestra procesión de la mañana de Viernes Santo que no se concretó y de la solicitud de la Guardia Municipal a caballo para abrir paso, así como de la conveniencia de realizar propaganda a través de prensa y radio.
En ACTA de la reunión del día 10 de marzo de 1.940 se aprueba como itinerario a seguir en la procesión el siguiente: Plazas de San Cayetano, del Pilar, de Sas, de España, de San Roque, Santo Ángel, San Pablo y Mercado. Se concreta en la celebrada el día 13, quedando como definitivo y de acuerdo con las normas de circulación y de la Guardia Municipal, cedida por el Ayuntamiento, el antes indicado a falta de autorización gubernativa para el acto.
En ACTA de la reunión del día 17 de marzo se da cuenta de haber recibido invitación de otras cofradías para enviar representaciones, aprobándose el hacerlo y de haberse recibido los artículos encargados para los hábitos.
El día 19 de marzo del año en curso 1.940, a las 8 de la noche y en los locales de la calle Zurita nº.13, tiene lugar la primera JUNTA GENERAL, después de la de constitución, para dar instrucciones a los hermanos respecto a la ya próxima Semana Santa. El ACTA de esta Junta dice: «...se informa a los Hermanos de cuanto se relaciona con los trajes que está ya dando fin su confección y todo quedará solucionado con oportunidad.. ..se autoriza para vestirse en su casa o hacerlo en el Colegio de Sordomudos que será nuestro lugar de reunión... las hachas se les entregarán al salir para la iglesia...». Con relación a la Procesión «se recomienda sigan en todo las instrucciones del Hno. Cetro, que es el encargado del orden, disciplina y compostura,.. .y formarán 36 hermanos de vela con capirote; 12 con tambor y tercerol; uno con cornetín y 8 que empujarán el Paso. A excepción de los hermanos de vela los demás llevarán tercerol negro  se formarán dos presidencias. En la primera D. Carmelo Coromina y representaciones y en la segunda, el Sr. Capellán, representación de la Sangre de Cristo y el Hermano Mayor más las Autoridades
En ACTA de reunión de la Junta de Gobierno del 27 de Abril, primera después de la Semana Santa, el Hermano Mayor.. .»hace una exposición del resultado de los actos, y de su satisfacción por el mismo al que todos dice han contribuido, quedando satisfecho del comportamiento y aportación de todos los componentes de la Cofradía». Se establece la celebración...»de juntas a ser posible cada semana hasta solucionar los asuntos pendientes....se acuerda dar un donativo de 100 Pts. con destino a la suscripción de Vocaciones Eclesiásticas... que el Tesorero haga efectivas las cantidades que se señalan por los servicios prestados y como gratificación a los predicadores...»
En la reunión del día 19 de mayo, se da lectura de la oferta de Hijos de Mariano Santisteban de Pamplona relativa al Paso y se acuerda seguir gestiones para presentar al Capitulo. Se acuerda nombrar una Comisión de Propaganda formada por D. Carmelo Coromina, D. Ramón Celma y    D. Luriaco Torre, con plenas facultades para desenvolvimiento, al amparo de la Junta.
El 20 de junio tiene lugar nueva reunión de la Junta de Gobierno. De ella resaltamos: «....lectura del número actual de Hermanos que llega hasta el núm. 48 todos ellos admitidos de conformidad al Reglamento ya en vigor puesto que a continuación se da cuenta de haber sido devuelto éste APROBADO por S.E. Reverendísima el Señor Arzobispo.»
El día 22 de marzo de 1948, Lunes Santo, fue bendecido por el Arzobispo de Zaragoza, Don Rigoberto Doménech Y Valls, en el estudio que el escultor Félix Burriel Marín tenia en la plaza de San Lamberto, el nuevo paso titular de Las Siete Palabras, que había sido encargado por la cofradía.
En su conjunto, el proyecto original del escultor para el nuevo paso constaba de cinco figuras: Cristo en la Cruz, la Virgen, San Juan, Santa María Magdalena y María Cleofás.
En su primera procesión, el Viernes Santo de 1948, sólo se llevó la imagen de Cristo en la Cruz, de 1,74 metros de altura y unos 60 kilogramos de peso, tallado sobre madera de ciprés de un viejo molino de aceite. Es la imagen de un hombre joven, magníficamente labrada por el escultor sobre la vieja madera, representando el momento de la tercera palabra, cuando Cristo le dice a su madre y luego a Juan: «Mujer, he ahí a tu hijo. He ahí a tu madre».
Está clavado sobre una cruz de madera de pino de Castilla, de considerables proporciones. En 1950 se completó el conjunto del paso con las otras dos imágenes de la Virgen y de San Juan, labradas en pino Flandes y talladas las manos y cabeza en madera de ciprés. Las dos imágenes restantes, de María Magdalena y María Cleofás, no se llegaron a realizar, aunque Félix Burriel modeló los bocetos en escayola de estas figuras. Este paso ocupa un lugar muy destacado en el conjunto de pasos de la Semana Santa zaragozana, porque es una de las obras más importantes del gran escultor Félix Burriel. Durante los primeros años, tal vez hasta 1951, se llevaron los dos pasos en las procesiones del Viernes Santo tanto en la titular como en la del Santo Entierro, pero a partir de este año, creada la nueva Cofradía de la Crucifixión, ésta se hizo cargo del paso que le dio nombre y los hermanos de las Siete Palabras llevaron únicamente su paso titular. La greca escultórica fue obra también de Félix Burriel y el monte sobre el que se coloca la cruz, de don José Lorenz, carpintero de la Caja de Ahorros de Zaragoza. En 1965 se colocaron en el paso unos bellísimos faroles, que fueron hechos en los talleres de Rogelio Quintana, bajo ideas del escultor Félix Burriel.
Las imágenes de este paso procesional reciben culto a lo largo de todo el año, en una de las capillas de la iglesia de Santa Isabel.
En 1971 se estrenó un nuevo guión o estandarte alargado, en el que figura, por el anverso, el emblema sobre fondo blanco, y en el reverso, el nombre sobre fondo verde, bordado en oro. Fue realizado en los talleres valencianos de Nieto de A. Llana Torres. El viejo guión se destinó a los servicios litúrgicos y funerarios de los hermanos cofrades, junto con un crucifijo y dos candelabros.
Varios accesorios acompañan el desfile procesional, destacando los pebeteros, que fueron adquiridos en los talleres S. Gorris en 1969. Las mazas, cuyo número es de ocho y se distribuyen: cuatro con el paso de la Tercera Palabra escoltándolo, y otras tantas de honor detrás de la presidencia de las cuales dos  acompañan al predicador durante la predicación de cada palabra, fueron adquiridas en Artesanía Sancho, en Zaragoza, en 1972, junto con una magnífica y artística arqueta de bronce, como todo el conjunto de piezas, para llevar el incienso para los pebeteros.
Hay que destacar, entre todos estos accesorios procesionales, el conjunto de faroles de cristal y bronce en los que están escritas cada una de las Siete Palabras. Ya en la antigua Semana Santa zaragozana, mucho antes de fundarse esta Cofradía, figuraban en la procesión del Santo Entierro un grupo de siete faroles de cristal policromado, que fueron construidos en 1913 en los talleres de la Sra. Vda. e Hijo de Rogelio Quintana y regalados por siete señoras y señoritas de las más distinguidas familias zaragozanas. Los nuevos faroles fueron realizados en 1974 en los talleres de Artesanía Sancho.
En 1980 se tuvieron que reconstruir casi por entero en muy poco tiempo, a causa de un accidente que sufrieron en su transporte desde el almacén a San Cayetano.
A lo largo de todo el recorrido de la procesión, en el mediodía del Viernes Santo, hay dispuestos siete reposteros o tapices bordados que precisan el lugar de predicación de cada una de las Siete Palabras, indicando en cada repostero el número de la palabra correspondiente y el emblema de la cofradía. El fondo es de color verde. En 1945 se estrenaron los primeros de estos reposteros y en 1955 fueron realizados por E. Cativiela unos nuevos, que son los que se emplean en la actualidad.
Se celebra a lo largo del año dos Capítulos Generales. El primero de ellos, el domingo más próximo al día 27 de diciembre, en la iglesia de San Gil Abad, con Misa de Comunión y el acto de bendición e imposición de medallas a los nuevos cofrades. En el segundo de ellos, celebrado el cuarto domingo de Cuaresma, se deciden los predicadores de cada una de las palabras y los actos a desarrollar en la Semana Santa.
Cada primer sábado de mes se reúnen en Misa mensual en la iglesia de San Gil Abad para la oración y reflexión, individual y compartida, para profundizar en los misterios de la Pasión.
Es tradicional la salida procesional de esta cofradía a las doce en punto del mediodía del Viernes Santo, desde la iglesia de Santa Isabel, a la que vuelve pasadas las tres de la tarde, hora de la muerte de Cristo, después de que se han predicado cada una de las Siete Palabras.
Por la tarde participa en la procesión del Santo Entierro. Durante la tarde del Jueves Santo y la mañana del Viernes Santo, hasta el momento de la salida procesional, los hermanos hacen guardia de honor ante el paso en la iglesia de Santa Isabel.
Sus primeros estatutos fueron aprobados por el Arzobispo de Zaragoza, Don Rigoberto Doménech y Valls, en el mismo año de la fundación, reformados, y nuevamente aprobados, por Don Pedro Cantero Cuadrado, el día 14 de Mayo de 1970.
En la actualidad consta la cofradía de mil ciento setenta hermanos, que se distribuyen en hermanos fundadores honorarios, numerarios, receptores, hijos de hermano, aspirantes y bienhechores.
Desde la firma de los nuevos estatutos y reglamento de la Cofradía por el Arzobispo de Zaragoza, D. Elías Yanes el 17 de Febrero de 1995, la cofradía cambió de ser masculina a tener carácter mixto.
Así, a grandes rasgos fue el comienzo de La Cofradía de Las Siete Palabras y de San Juan Evangelista de Zaragoza, son muchos los sucesos que por el camino han ido enriqueciendo la historia de esta cofradía y que serian muy largos de enumerar en este pequeño esbozo.

(Obra consultada:" Cincuenta años de tambor en la ciudad de Zaragoza" de Mariano Rabadán Pina)


página de poesia de Joaquin Pintanel

Página de Poesía

Explorer
Expression Web
nuestra peana

Nuestra Peana

página principal